LOS DINEROS DE LAS CAMPAÑAS ELECTORALES

El proyecto de debate en el Congreso del financiamiento de las campañas políticas, no mueve el amperímetro de las lealtades partidarias, es decir el votante no participa, Raro ya que se trata de su bolsillo, sean aportes desviados del Estado, aportes particulares no declarados de empresas o aportes comprometidos por su origen espurio, la plata que va sin transparencia a las campañas no se traduce en beneficios para el ciudadano.

Tres instituciones no gubernamentales de prestigio se pronunciaron a favor de la bancarización de los aportes para su mejor control, al mismo tiempo un sector del Congreso rechaza el aporte de empresas y como ejemplo a tener en cuenta, una novel diputada demócrata en los Estados Unidos preconiza también eliminar el aporte de empresas y compensarlo con el aporte de la gente, bancarizado también.

No es mala idea, el ciudadano estaría invirtiendo en el futuro que quiere para su país. Pero las campañas son carísimas y puede no alcanzar;  este berenjenal es el que hay que dilucidar para construir un sistema de votación sin fisuras, que nos garantice la mayor cuota de transparencia posible, ya que la transparencia también es un bien común.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *