COVID 19. LA HIGIENE: UN DESAFÍO

Aporte de la FUNDACIÓN AMERICANA PARA LA EDUCACIÓN

a la investigación realizada por un grupo de dirigentes políticos de la prov. de Buenos Aires que contaron con el asesoramiento de distintos profesionales, comprometidos en la búsqueda de caminos institucionales para hacer frente a los desafíos que tenemos por delante.El documento se divide en tres secciones, de acuerdo a los tres principales planos afectados por la crisis: sanitario, social y productivo.

REF: Protocolo de Higiene y Distanciamiento Social

 La Argentina ha firmado protocolos de standarización de las medidas precautorias a tomar en caso de pandemias. Se refieren, en este caso del COVID 19, a la implementación de cuarentena y a disponer de materiales y estructuras sanitarias dentro de un protocolo ad hoc.

Las medidas han sido efectivas en cuanto a su cumplimiento por parte de la población, pero fundamentalmente han puesto al descubierto no solo las carencias estructurales, si no además la falta de educación sanitaria de nuestros ciudadanos.

Las prácticas higiénicas, básicas y diarias, no son homogéneas en nuestro país debido a la disparidad en el acceso al agua potable y a las cloacas. No es fácil educar, ni el resultado es el mismo, en parajes rurales que cuentan solo con agua de pozo, muchas veces contaminada por el arsénico, que ir a clase en un edificio que cuente con aulas calefaccionadas en invierno y campos de deporte. Si bien esta disparidad no es la norma, es acuciante encarar el problema, casi similar, que ocurre en los conurbanos de nuestras grandes ciudades. Donde si bien no hay escuelas con piso de tierra y alimañas varias, la higiene deja mucho que desear.

Y en estos casos la educación es primordial. Porque la salud depende también de la higiene.

Cuando no existían los lavarropas, los delantales blancos estaban impolutos, los zapatos, aún remendados, bien lustrados. Y esto no solo en alumnos, el personal docente daba el ejemplo. Hoy la desprolijidad reina como un signo de autosuficiencia, también en hospitales, clínicas y consultorios, los colores grises y los delantales raídos son la norma. No hay resguardo personal en ningún escalón.  Nos hemos acostumbrado a esta dejadez en el vestir, la asociamos al sistema que pensamos decadente, cuando no lo es, la educación y la salud son gratis en la República Argentina, para nosotros ciudadanos de pleno derecho y para todos los que quieran habitar el suelo argentino. Esa gratuidad implica un esfuerzo de todos. Y como tal deberíamos considerarlos como nuestro patrimonio.

Si al descuido personal le agregamos el no considerar que hay que cuidar el espacio público, es muy probable que las campañas para prevenir pandemias suenen en idiomas desconocidos.

TAREAS URGENTES

Del Estado

Provisión de agua potable y cloacas.

Retiro de la basura en asentamientos y villas de emergencia.

Convenio con particulares Obligación de mantener en su estado original los espacios públicos, al finalizar reuniones masivas organizadas por grupos o empresas.

Del sistema educativo Promover y apoyar las campañas de aseo personal. De cuidado de las aulas. De los espacios de convivencia y distracción. De nociones básicas de desinfección en los hogares, al mismo tiempo que se realizan las campañas de vacunación. De responsabilidad en el cuidado de los animales caseros. Popularizar el uso de elementos de limpieza de uso diario, agua hirviendo, vinagre, jabón blanco y sal.

Generalmente se asocia la limpieza al orden. Si haciendo caso omiso del significado autoritario del que goza el verbo ordenar y como resultado de esta cuarentena, nos educamos en el orden promovido por la limpieza, mucho habremos ganado en llegar a considerar a la salud como un bien común.

 

Buenos Aires, marzo 10, 2020

Dora Moneta. Directora de Comunicaciones.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *