NUESTRA GRAN NACIONALIDAD

25 DE MAYO DE 1923.

Islas Orcadas del Sur. Antártida Argentina.

…Hacía tres meses y pocos días que vivía en las Orcadas, en compañía de cuatro hombres extranjeros, algunos de los cuales habían adoptado mi nacionalidad. Nos llevábamos cordialmente, pero tenía especial interés en conocer qué actitud asumirían para festejar la fausta fecha del país que los había prohijado. De allí que en esos momentos prefiriera no tomar ninguna iniciativa y dejara que hicieran sus propios deseos.

El 24 por la noche, después de la cena, me propusieron pasar la velada reunidos para esperar hasta medianoche….minutos antes Bruhns puso a punto su cronómetro de bolsillo y me hicieron vestir para salir al exterior. Luego me entregaron un mauser para hacer las salvas con que festejaríamos la llegada de aquel 25 de Mayo….

Noche cerrada, oscura. Llegamos a destino y nos preparamos, Bruhns de repente nos gritó: ¡Preparen!. Simultáneamente abrimos y cerramos los cerrojos ¡Apunten! ¡Fuego!.

Cinco detonaciones simultáneas atronaron el espacio y cinco armas arrojaron un relámpago rojizo por sus bocas. Eran exactamente las cero horas de aquel 25 de Mayo de 1923. Así lo esperábamos allá en el Sur.

Al regresar a la casa, mi emoción no tuvo límites al escuchar los primeros acordes del Himno Nacional grabado en disco que Pagge había colocado en la vitrola.

No pude contener las lágrimas y aunque en realidad no me sentía abandonado en un inaccesible rincón del mundo, sentía la responsabilidad de ser el único argentino que allá, en el Antártico, representaba en ese momento nuestra gran nacionalidad.

 

JOSE MANUEL MONETA

“CUATRO AÑOS EN LAS ORCADAS DEL SUR”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *